Nayarit en el Mundo

Loading...

sábado, 2 de febrero de 2013

La rebelión de los Presidentes Municipales de Nayarit contra el SUTSEM


Aquí el comentario que hice en MEGANOTICIAS el pasado miércoles 30 de enero

Este martes 29 de enero de 2013 quedará registrado en la historia de las finanzas públicas de Nayarit como el día de la rebelión de los 20 presidentes municipales de nuestro estado contra el Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Estado y Municipios, el SUTSEM, que dirige la señora Agueda Galicia Jiménez.

Este día, los 20 presidentes municipales llegaron alrededor de las 11 de la mañana a las oficinas de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje para presentar una propuesta de convenio laboral con el Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Estado y Municipios (SUTSEM) argumentando, según ellos, su incapacidad financiera para cumplir con las excesivas prestaciones y demandas laborales de la burocracia municipal. su dicho no fue acompañado de ninguna clase de estudio técnico o diagnóstico que permitiese evidenciar ante sus representados sus argumentos evidenciando la espontaneidad del movimiento, su inmadurez como servidores públicos y su incapacidad para gestionar el conflicto en forma negociada con quienes comparten la tarea de corresponsabilidad en la prestación de los servicios públicos municipales.


Los veinte presidentes municipales de Nayarit unidos contra el SUTSEM


Este episodio, hay que decirlo, es la continuación de la batalla librada el pasado 7 de enero entre Hector González Curiel, presidente municipal de Tepic y el SUTSEM de Agueda Galicia Jiménez capítulo en el cual la líder sindical acusó a las sucesivas administraciones municipales de Tepic de estarse acabando la gallina de los huevos de oro.

¿Qué se encuentra detrás de la incapacidad financiera de los ayuntamientos de nuestro estado? ¿De verdad son las conquistas y prestaciones sindicales la única explicación de la insolvencia financiera de las administraciones municipales?

Todos sabemos que esto no es así; los apetitos sindicales solo permiten explicar una parte de la problemática financiera de los ayuntamientos. la otra parte se la debemos a la irracionalidad administrativa que ha caracterizado la administración municipal durante los últimos tres trienios y que se ha traducido en un excesivo incremento del personal basificado para pagar facturas políticas y del costo de la deuda pública municipal.

Enero nos deja una gran lección a los nayaritas: este es el momento de la corresponsabilidad, es el momento del diálogo entre quienes dirigen las administraciones municipales y la dirigencia del SUTSEM, es el momento de cuidar a la gallina de los huevos de oro para que no muera por asfixia, es el momento en que todos los ciudadanos debemos estar muy alertas sobre la evolución de este conflicto para que luego no intenten justificar su incapacidad profesional y administrativa pretendiendo privatizar algunos servicios públicos municipales con cargo a la ciudadanía.

Cuidemos nuestros ayuntamientos y el carácter públicos de los servicios municipales pues.